Blog de noticias

Curva Contenedor

3 investigaciones que te harán amar el hueso del aguacate

| Aguacates

Los aguacates estaban abocados a la extinción por el tamaño de su hueso. No les dio tiempo a evolucionar antes de la desaparición de los grandes hervíboros de la tierra. Se quedaron ‘de la noche a la mañana’ sin animales que pudieran transportar una semilla de tal envergadura a un lugar remoto tras ingerirla y defecarla. Esta nueva realidad amenazaba su propagación. Es un misterio cómo este anacronismo evolutivo sobrevivió hasta que se inició su cultivo. ¡Por suerte, lo logró!

via GIPHY

Hoy día los beneficios para la salud de esta fruta prehistórica no dejan de sorprendernos. Y parece ser que el hueso de aguacate no se queda atrás. La ciencia ya ha fijado sus microscopios en esta parte del aguacate para desvelar sus secretos ocultos. Estas 3 investigaciones arrojan luz sobre las múltiples propiedades que encierra y te harán pensártelo dos veces antes de arrojar a la basura este ‘milagro’ de la naturaleza:

Hueso de aguacate: remedio contra el plástico

Más de ocho millones de toneladas acaban nadando en el mar cada año. Según publica la revista Sciense, cada segundo 250 kilos de residuos de plástico terminan vertidos en los océanos. Teniendo en cuenta estas cifras no es de extrañar que la OCU hallara microplásticos en el 68% de los alimentos de origen marino analizados.

La solución a esta tragedia medioambiental podría estar en el hueso del aguacate. Scott Munguía, un ingeniero químico mexicano, ha logrado crear plástico biodegradable a partir de una molécula presente en el hueso de esta fruta tropical. Su empresa ya fabrica pajitas y cubiertos que terminan desintegrándose. Hay que tener en cuenta que, pese a su corta vida útil y su pequeño tamaño, las pajitas “son grandes agentes contaminantes en las zonas costeras“.

via GIPHY

Un edulcorante natural

Puede que en un futuro no muy lejano acabes sustituyendo el azúcar de tu café por un edulcorante extraído del hueso de aguacate. De hecho este endulzante ya existe. Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia han fabricado un jarabe de fructosa a partir del almidón presente en la semilla de esta fruta tropical. Al parecer, sus aplicaciones para el sector alimentario son múltiples.

Una “mina de oro” con múltiples propiedades

“Una mina de oro”. Con estas palabras describió Debasish Bandyopadhyay, químico de la Universidad de Texas, los compuestos descubiertos en el hueso de aguacate. Según explicó en el 254º Encuentro Nacional de la Sociedad Química Estadounidense, su equipo ha hallado 116 sustancias con las que se podrían crear fármacos para combatir enfermedades como el cáncer, entre otras muchas, así como cosméticos o productos alimenticios.

Hasta el momento, se desconocía que la mayoría de estos compuestos químicos estuvieran presentes en el hueso de aguacate. ¿Cómo los han descubierto? Los investigadores molieron 300 cáscaras de semilla seca para extraer aceite y cera. En el ‘aove’ de aguacate detectaron sustancias como alcohol behenílico, ingrediente muy usado para elaborar medicamentos antivirales.

Se halló, asimismo, heptacosano, un componente con potencial para inhibir el crecimiento de células tumorales, según se cree. Consiguieron aislar, por otra parte, ácido dodecanoico, que rebajaría el riesgo de sufrir arterosclerosis.

En la cera, los científicos descubrieron ftalato de benzilo y butilo, un éter plastificante usado para multiplicar la flexibilidad de un sinfín de productos sintéticos, desde cortinas de baño hasta dispositivos médicos. Detectaron, además, bi (2-butoxietil) ftalato, empleado en la industria cosmética, e hidroxitolueno butilado (BHT), un aditivo de usos alimenticios, según detallan en RT.

El equipo que dirige Bandyopadhyay trata ahora de modificar estos componentes naturales para emplearlos en la creación de fármacos con menos efectos secundarios.

Aunque con esta investigación ponemos punto y final a este artículo, seguro que la ciencia sigue abriendo otros capítulos relacionados con las sorprendentes propiedades del aguacate.

 

 

 

 

 

Deja tu comentario