Blog de noticias

Curva Contenedor

Aguacates: de abocados a la extinción a conquistar el planeta

| Aguacates

La historia de los aguacates -conocidos como palta en algunas regiones de Latinoamérica como Argentina o Chile- se remonta a más de 3.500 años atrás. Aunque este fruto estaba abocado a la extinción, ha terminado conquistando el corazón del planeta, o más bien su estómago. En países donde prácticamente era desconocido hace apenas una década se importa hoy día por decenas de miles de toneladas.

Un anacronismo evolutivo convertido en superviviente

Lo más curioso es que si nos remontamos a sus orígenes, este fruto debería haberse extinguido. Y es que la supervivencia de la mayoría de las plantas depende de que algún animal o el viento traslade su semilla a un lugar remoto, normalmente defecándola tras haberla ingerido. El problema es que el aguacate alcanzó su plenitud en el Cenozoico, cuando enormes herbívoros como los mamuts campaban a sus anchas en América, su lugar de origen, y podían engullirlo con hueso incluido como si el de una aceituna se tratase. Pero los dinosaurios se extinguieron, con lo que no quedó animal con envergadura suficiente para cumplir este objetivo. Es lo que en la ciencia se denomina ‘anacronismo evolutivo’. No se sabe como los aguacates lograron resistir, pese a este handicap, hasta que el ser humano comenzó a cultivarlos.

El caso es que arqueólogos han hallado evidencias de su consumo en el valle de Tehuacán -en Puebla, México- hace unos 10.000 años. El origen etimológico del término es ahuacatl, que viene a significar «testículos de árbol» en náhuatl, idioma hablado por los indígenas en México y el Salvador.

Actualmente se cultivan en México, el Caribe, California, Israel y en el sur de Europa, en el Mediterráneo: aquí en España, los aguacates de Granada ¡son exquisitos!

Los aguacates de Granada son una delicia.

Consumo de aguacates en auge

El consumo de aguacates ha aumentado en todo el mundo: en EEUU se ha pasado de medio kilo de media por persona a finales de los 80 a más de tres en 2016. En el Reino Unido se ha transformado en el tercer artículo más vendido en los comercios, sólo superado por una marca de cerveza y una bebida energética. Según cuentan el ‘BBC Mundo’, su compra llegó a tal extremo en Australia que a los millenials les recomendaron moderar el gasto en aguacates si querían llegar a ahorrar para una vivienda. ¡Increíble! China, donde hace unos 10 años casi nadie conocía este producto, importó 32.100 toneladas de aguacate el año pasado, mil veces más que en 2011, recuerdan en New York Times.

Además de conquistar el mercado global, los aguacates también han enamorado a los navegantes de Internet, así como a las redes sociales: la etiqueta #avocado -aguacate en inglés- tiene 7,6 millones de publicaciones en Instagram. En Google la búsqueda del término arroja 136 millones de resultados en la lengua de Shackespeare y cerca de 35 millones en español.

El mercado del aguacate ha trascendido, además, del terreno alimenticio. Ya os contamos los 10 inventos más locos sobre este fruto. A estos se suman un sinfín de productos inspirados en este fruto: desde huevos de pascua con su diseño a juguetes con su forma, pasando por tarjetas de felicitación e incluso su uso como improvisado estuche para guardar el anillo de pedida. ¡Sí, habéis leído bien! Este fruto aloja las esperanzas de más de un enamorado de oír el sí quiero. ¿Cómo han conseguido los aguacates conquistar a media humanidad? Para responder tenemos que retroceder en la historia.

De fruto desconocido a manjar

Según se cuenta, el conquistador español Fernández de Oviedo fue uno de los primeros europeos en probar los aguacates a principios del siglo XVI. Al menos, fue uno de los primeros en dejar testimonio escrito de este hallazgo culinario: «En el centro de la fruta hay una semilla como una castaña pelada, y entre ésta y la corteza está la parte que se come, que es abundante, una pasta similar a la mantequilla y de muy buen gusto». Hans Sloane incluyó, por su parte, el vocablo ‘avocado’ en un registro de plantas de Jamaica.

Primer envío aéreo internacional de aguacates desde Los Ángeles, California, a Toronto, Ontario.

A finales del XIX el cultivo de aguacate se extendió a California, donde lo denominaban ‘pera de cocodrilo’. El problema es que no se vendían hasta que en los años 20 la Sociedad del Aguacate de este estado comenzó a promocionarlos en la prensa como «el aristócrata de las frutas para ensaladas».

En 1968 Mark&Spencer introdujo los aguacates en los stands de los supermercados ingleses, donde tampoco tuvieron gran éxito. La confusión al denominarlos ‘peras de aguacate’ propició quejas de clientes que los confundían con un postre, lo que obligó a la cadena a editar folletos para explicar su uso en ensaladas.

El fútbol americano: un campo para echar raíces

En los 90 el aguacate pasó a ser el mejor acompañante de los forofos de la Super Bowl. ¿Cómo? Buscando nuevas estrategias de comercialización en California, los productores decidieron que el fútbol americano era terreno ideal para que el aguacate echase raíces entre los consumidores. ¿Por qué no acompañar el tradicional picoteo de papas fritas con alguna salsa de aguacate, como el guacamole? La estrategia funcionó: el domingo de la Super Bowl suelen consumirse 47 millones de kilos de guacamole ¡casi nada!

Catapultado por el éxito mundial del guacamole, el aguacate prosiguió su conquista del mundo: en 2010 la actriz Gwyneth Paltrow incluyó en su célebre libro de cocina ‘It’s All Good’ las tostadas de aguacate como receta clave. Su publicación coincidió con la tendencia en auge por la comida sana y natural.  El cuidado de la alimentación ha promovido el aguacate como ingrediente de base en numerosas recetas. Esto, unido a su delicioso sabor, ha hecho posible que este fruto anamore las cocinas y hogares de todo el mundo.

Tags: , ,

Deja tu comentario