Blog de noticias

Curva Contenedor

Fruta y verdura: beneficios según su color

| Frutas

‘Colorear’ nuestras comidas con fruta y verdura tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. Cada vez que ‘dibujamos’ un arcoiris en nuestros platos con estos alimentos favorecemos nuestra salud. Y es que el color de los vegetales habla de sus múltiples propiedades. Sus distintas tonalidades se deben a los fotoquímicos que contienen. Habréis oído hablar en más de una ocasión de estas sustancias, ya que la publicidad suele recurrir a sus bondades para promocionar muchos de sus productos: isoflavonas, carotenoides, flavonoides, glucosinolatos, lignanos, resveratrol…

Un arcoiris de propiedades para la salud

Los fotoquímicos, que además del color proporcionan el sabor y olor a los alimentos, se encuentran en las frutas, las verduras, los frutos secos, las legumbres y las semillas. Sus beneficios son múltiples: protegen frente a las enfermedades cardíacas, son antiinflamatorios, antioxidantes, fortalecen el sistema inmune e incluso previenen la proliferación de células cancerígenas.

En Mejor con Salud recuerdan que la monotonía cromática en los platos puede derivar en enfermedades «que van desde el colesterol a la diabetes, pasando por la osteoporosis o el cáncer».

Verdes

La clorofila, que podríamos considerar ‘la sangre de los vegetales’, es un pigmento presente en gran cantidad de alimentos. Beneficia el sistema óseo, contribuye a equilibrar el metabolismo y se considera rejuvenecedora, ya que ayuda a evitar el deterioro prematuro de las células. Además, favorece el sistema circulatorio, es un antianémica, combate malos olores derivados de la transpiración, disminuye el colesterol, previene el estreñimiento y tiene propiedades anticancerígenas. Esta sustancia se encuentra en alimentos como los aguacates, espinacas, lechugas, alcachofas, cilantro, perejil, pimiento o ají verde, apio y en las variedades de crucíferas: coles, brécol,brócoli, etc.

Rojas

Este color deriva del licopeno, un antioxidante muy potente que beneficia la salud del corazón, por lo que su consumo se asocia a un menor riesgo de ataques cardíacos.  Según varios estudios, esta sustancia inhibe la proliferación de células cancerígenas, por lo que es beneficiosa para prevenir la aparición de determinados tipos de cáncer, principalmente el de próstata.

El licopeno está presente en los tomates, sandías, fresas, frambuesas, cerezas, granadas, pomelos rosados. pimientos rojos, etc.

Anaranjadas y amarillas

Los tonos anaranjados y amarillos, con potentes propiedades antioxidantes, se deben a los carotenoides y flavonoides que, según los estudios, mejoran la función del sistema inmune y pueden ayudar a disminuir el riesgo de enfermedades del corazón y cáncer (principalmente de esófago, estómago y pulmones). Esta sustancia mejora, por otra parte, la salud de la vista, ya que protege frente a la aparición de cataratas y la degeneración macular.

Por otra parte, las frutas con estas tonalidades suelen ser una magnífica fuente de vitamina C, ácido fólico y ácidos grasos omega-3.

En concreto, los frutos de tonalidad naranja contienen betacaroteno -presente en el mango, zanahorias, naranjas, albaricoques, calabaza, etc.- un nutriente que al llegar al intestino se convierte en vitamina A, lo que favorece la pigmentación de la piel. Por este motivo, consumirlos te permitirá lucir un bonito bronceado.

Los flavoniodes, por su parte, potencian la acción de la vitamina C, y contrarrestan el proceso degenerativo de la arteriosclerosis, según los estudios.

Azules y moradas

Se debe a las antocianinas, que destacan por su poder antioxidante y su función protectora para el corazón. Cuanto más oscuras, mayores son sus cualidades. Estas frutas y verduras son beneficiosas, además para la memoria y evitar problemas cognitivos. Varias investigaciones asocian su consumo a una disminución del riesgo de padecer Alzheimer, así como cáncer, enfermedades cardíacas, disfunción inmune o cataratas.

Las antiocinas están presentes en los arándanos, moras, uvas negras, ciruelas negras, cebolla morada, lombarda, en la piel de la berenjena, remolacha o beterrada, etc.

Blancas

Las antoxantinas confieren ese color a alimentos como los plátanos y las patatas, que suelen ser fuente de potasio. Esta fruta y verdura beneficia órganos vitales como el corazón y los riñones, entre otros.

Cerramos aquí este abanico de colores saludable. Según Mejor con salud, para cargarnos las pilas y llevar una alimentación equilibrada deberíamos incluir en nuestra dieta diaria:

-31% de vegetales de color verde (espinaca, acelga, lechuga, brócoli, apio, espárrago, kiwi, aguacate).

-22% de frutas y verduras de color rojo (tomate, fresa, cereza, durazno, manzana, pimiento).

-21% de hortalizas de color amarillo y naranja (limón, zanahoria, naranja, plátano, melón, pera, pomelo, piña, mandarina).

-14% de vegetales de color blanco (patata, cebolla, ajo, col, puerro).

-12% de frutas y verduras de color azul o púrpura (remolacha, arándano, ciruela, repollo, berenjena, higo, uva).

¡A comer colores!

Tags: ,

Deja tu comentario