Blog de noticias

Curva Contenedor

El aguacate y mango que se cultivan en Andalucía, más cerca del origen protegido

| Aguacates, Frutas Tropicales, Mangos

Las frutas tropicales de Andalucía están más cerca de alcanzar el origen protegido. Concretamente el aguacate y el mango que cultivamos en la Costa Tropical de Granada, la axarquía de Málaga y el litoral de Cádiz.

Así, los productores de subtropicales de la comunidad han mantenido un encuentro con responsables de la Junta de Andalucía para lograr la Indicación Geográfica Protegida (IGP). Esta certificación permitiría diferenciar las frutas que crecen en la comunidad y que se caracterizan por su excepcional calidad, sus excelentes cualidades y su punto óptimo de maduración, lo que les infiere un sabor único.

Frutas tropicales de Andalucía, calidad excepcional

En definitiva, se trataría de distinguir el aguacate y el mango que florecen en Andalucía, cuyos productores están a la vanguardia del sector, «con el fin de protegerlos frente a frutos procedentes de otros países y que nada tienen que ver con nuestros cultivos», explica la Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales, que agrupa cerca de medio millar de productores de Granada, Málaga, Cádiz, Huelva y Valencia.

Su presidente, Javier Braun, señala que este distintivo supondrá, en definitiva, aportar un valor añadido. De momento, la primera toma de contacto con la Junta de Andalucía ha sido «de lo más fructífera», ya que la administración les ha manifestado «su apoyo a este proyecto», asegura.

La IGP englobaría los mangos y aguacates que se cultivan entre Granada y Málaga, los principales productores de estas frutas tropicales en España, «y con casi toda seguridad podría entrar Cádiz», concreta. Aunque esta última provincia está «un poco al límite en lo que al clima se refiere», se está trabajando bastante bien el cultivo de subtropicales y el objetivo es incluirla también en este reconocimiento de calidad.

Con el primer paso dado, aún queda sin embargo camino por recorrer. De momento, hay que elaborar una hoja de ruta que estará tutelada por la Junta de Andalucía. Los trámites para lograr la Indicación Geográfica Protegida podrían dilatarse alrededor de tres años y requerirán de aprobaciones autonómicas, estatales y europeas.

Los productores y comercializadores podrán adherirse a este distintivo voluntariamente, pero desde la asociación de tropicales confían en sumar a la totalidad de sus socios, cuya superficie de cultivo supera las 4.000 hectáreas.

Deja tu comentario