Blog de noticias

Curva Contenedor

El amor por el aguacate tiene explicación científica

| Aguacates

El aguacate cada vez acumula más fans. Esta fruta milenaria ha conquistado al mercado mundial, las redes sociales, donde protagonizan millones de fotografías, el mundo de la cocina y la restauración, con locales en los que sólo se sirve este producto, e incluso el corazón de más de un enamorado: pedir matrimonio ocultando el anillo en su interior se ha puesto de moda.

El culto por los productos naturales entre los millenials ha propiciado el auge del aguacate, la fruta más nutritiva del mundo según distintas investigaciones. De hecho, su pulpa tiene más valor nutritivo y energético que la carne. Además contiene mucha grasa beneficiosa para el colesterol y las enfermedades cardíacas.

La ciencia explica por qué nos gusta tanto el aguacate

Aunque su lista de propiedades es larga, al parecer también hay una explicación científica para que la palta -como se le conoce en Latinoamérica- despierte tantas pasiones. Según un estudio de la Universidad de Yale, las abundantes grasas beneficiosas de esta fruta combinadas con los carbohidratos -normalmente el aguacate se sirve con otros alimentos- pueden llegar a resultar tan adictivas como las drogas.

El quid de la cuestión radica en que esta pareja de nutrientes (grasas + hidratos) resulta más saciante, por lo que el organismo la valora positivamente. «Esta investigación muestra que cuando se combinan ambos nutrientes, el cerebro sobreestima el valor energético de la comida», explica en una entrevista Dana Small, principal autora de la investigación y directora del Centro de Investigación en Fisiología y Dieta Modernas de la Universidad de Yale.

Según concreta, «el proceso biológico que regula la asociación de alimentos con su valor nutritivo evolucionó» para que los organismos «puedan tomar decisiones adaptativas» en función de la energía que proporcionan.

Para llevar a cabo el estudio se ofreció a un grupo de individuos alimentos con azúcares y comidas que combinaban grasas con hidratos. Los investigadores comprobaron que los sujetos estaban dispuestos a pagar más por el segundo grupo. En palabras de Small, con esta mezcla «el cerebro obtiene sus recompensas y satisfacción, tal como un adicto a las drogas haría». En el caso del aguacate, por suerte, se trata de una adicción muy sana.

Foto: Mr Wonferful

El amor por el aguacate, en cifras

La fiebre por esta fruta tropical entre los millenials ha provocado que su consumo global aumente: en EEUU se ha pasado de tomar medio kilo por persona de media a finales de los 80 a más de tres en 2016. En el Reino Unido se ha transformado en el tercer artículo más vendido en los comercios. La Unión Europea también se ha rendido a esta fruta milenaria, al multiplicar por cuatro su importación desde año 2000. En Australia incluso hay quien ha recomendado a los jóvenes controlar su gasto en aguacate, como ya os contábamos en este post, y en China, donde hace una década casi nadie conocía este producto, se importaron 32.100 toneladas de aguacate el año pasado, mil veces más que en 2011, recuerdan en New York Times.

Además de enamorar al mercado global, los aguacates también han conquistado a las redes sociales: la etiqueta #avocado -aguacate en inglés- tiene 7,6 millones de publicaciones en Instagram. En Google la búsqueda del término arroja 136 millones de resultados en la lengua de Shackespeare y cerca de 35 millones en español.

Por si fuera poco, el aguacate inspira desde los inventos más locos a las creaciones culinarias de lo más variopintas. ¡En España ya se está reclamando el ‘frappuccino Aguacate’ tras su lanzamiento en Corea! Y es que el aguacate se ha convertido en una fruta de culto por las pasiones que levanta. Eso así, ahora la ciencia nos da una razón que justifica este saludable ‘vicio’

Deja tu comentario