Blog de noticias

Curva Contenedor

La calima, ¿es buena o mala?

| Noticias

Si bien la calima procedente del desierto del Sáhara puede funcionar a largo plazo como un fertilizante natural para los campos de Granada, sus efectos pueden perjudicar a los cultivos en flor.

A la sequía de este año, tenemos que sumar este fenómeno. Ya lo avisaron en su día los expertos, las lluvias que no han caído en enero y febrero podría llegar concentrada en estos días. El problema es que lo hará en forma de lluvia de barro.

Las comunidades que lo están sufriendo en mayor medida son Castilla y León, Madrid, Castilla- La Mancha, Extremadura, Andalucía y Murcia.

Como explica El Confidencial, aunque los episodios de polvo sahariano son bastante frecuentes en España, sobre todo en las islas Canarias, este es uno de los mayores en la Península Ibérica desde hace años.

En este mapa de Xataka podemos ver la evolución de la calidad del aire en todo el país.

¿Qué es la calima?

Según el ‘meteoglosario’ de la Agencia Estatal de Meteorología, la calima es la suspensión en la atmósfera de partículas sólidas no acuosas extremadamente pequeñas, invisibles al ojo humano, pero lo suficientemente numerosas para darle al cielo una apariencia opalescente.

El rango de tamaño de estas partículas abarca desde unidades inferiores a las micras hasta decenas de micras, y el origen es muy variado: puede proceder del suelo, de humos de incendios forestales, de emisiones industriales, de espráis salinos, de erupciones volcánicas, e incluso estar compuesto por materia orgánica como bacterias, pólenes, pelos de animales, etc. Cuando el origen es principalmente una tormenta de polvo o arena, se habla de “calima de polvo” o “polvo en suspensión”.

El término calima se usa cuando coinciden una visibilidad reducida y una humedad relativa menor del 70 %. El grado de humedad es lo que la diferencia de la bruma, que está formada principalmente por gotitas de agua. En Canarias y la Península, los episodios de calima suelen deberse a intrusiones de polvo sahariano.

Consecuencias positivas de la calima para el campo

Granada Hoy nos cuenta un inesperado beneficio de la calima para nuestros suelos: el suelo en suspensión llega cargado de nutrientes como fosfatos naturales.

En Diario de Sevilla van más allá: los fosfatos son importantísimos abonos agrícolas, que los humanos usamos continuamente para fertilizar los terrenos e incrementar la producción agrícola. Así pues, que una intrusión de polvo aporte fosfatos fertiliza los suelos. De hecho, este aporte, según algunos estudios, es uno de los motivos por los cuales existe el Amazonas tal y como lo conocemos.

Consecuencias negativas de la calima

En el campo sus efectos repercuten de forma negativa en los cultivos en flor y podrían afectar a otros si no se producen lluvias abundantes.

El polvo también puede tener efectos negativos en la agricultura porque reduce el rendimiento de los cultivos y la actividad fotosintética, se pierde tejido vegetal y se incrementa la erosión del suelo.

Además, hace que se obturen los canales de riego, que disminuya la calidad del agua en ríos y arroyos o que se resienta la producción de las plantas de energía solar, en especial las que dependen de la radiación solar directa.

Comments are closed.