Blog de noticias

Curva Contenedor

¿La fruta engorda? (¡Esto te va a encantar!)

| Sin categorizar

¿La fruta engorda?

La única pregunta que surge en torno a la fruta y que podría llevarnos a no comerla es un mito. La fruta no engorda. O al menos no engorda en la forma en que podrías pensar por ese sabor dulce que la caracteriza. La fructosa de la fruta no tiene nada que ver con el azúcar refinado: se trata de un azúcar natural que el organismo asimila mejor y de una forma más lenta.

Por tanto, si vas a elegir entre comerte un dulce o comerte una fruta, que gane siempre la segunda. Entre las grandes ventajas de su consumo está lo que la fruta nos aporta en su conjunto. Y es que si son buenas para la salud, es por algo.

Mitos sobre que la fruta engorda

Las calorías de la fruta son tan mínimas que desterrarlas de una dieta equilibrada sería un auténtico error. De hecho, si un plan de adelgazamiento no contiene el consumo de fruta de forma frecuente, extráñate. Sus vitaminas, minerales y antioxidantes son imprescindibles en comparación con la cantidad pequeñísima de calorías que tiene.

Sumamos a esta importante razón el hecho de que la fruta nos ofrece un efecto saciante que puede reducir la ingesta de otra clase de alimentos.

Respecto a si comerlas en un momento determinado, hemos encontrado opiniones para todos los gustos, pero la mayoría de los expertos coinciden en señalar que una pieza de fruta nos ofrecerá las mismas calorías por la mañana que por la noche. Lo que ocurre es que la asimilación de la fructosa ralentiza la síntesis proteica y de los hidratos de carbono, haciéndote la digestión un poco más difícil. Vitónica nos lo explica a la perfección en este artículo.

Es más recomendable por la mañana, con el desayuno, pero se acepta comerlas cuando apetezca. Evidentemente si te has dado un atracón a la hora de la cena, sumarás las calorías de la fruta, aunque sean pocas.

Recopilamos algunos de los mitos sobre la fruta:

  • Si una fruta es muy dulce contiene mucho azúcar. Es falso: puede que te extrañe pero no tiene nada que ver con la cantidad de fructosa. Una manzana ácida tiene más azúcar que un melón dulce.
  • Es mejor elegir fruta antes de las comidas. Es cierto: digamos que nos ayudan a comer todo lo demás. Pruébala a añadirla en la ensalada o prepararla en la merienda antes de la cena. Además por su efecto saciante te ayudará a comer menos de lo demás.
  • No mezcles la fruta. Es falso: no hay nada que te impida elegir tu mejor bol y servirte varias raciones de fruta. Recuerda que comer al menos tres piezas diarias te ayudará a sentirte mejor por dentro y por fuera.
  • Es bueno comerlas en ayunas. Es cierto. Sus propiedades depurativas y desintoxicantes tienen mayor efecto si se consumen a primera hora de la mañana.
  • Hay frutas mejores que otras. Es falso. Absolutamente todas son imprescindibles y lo mejor es que acudas a la fruta de temporada. ¡No hay nada mejor que ver tu frutero repleto de color!
  • Alimentarte sólo de fruta. Más que falso es una equivocación total y absoluta. Así como te recomendamos introducir la fruta en tu alimentación, comer sólo fruta para cenar por ejemplo intentando así perder esos kilos que te sobran te ‘robará’ otras vitaminas y nutrientes que te aportan otros productos como la verdura, los lácteos o la carne.

En este interesante artículo de Infosalus puedes leer más mitos en torno a la fruta.

En Frutas Fajardo, donde ya sabes que somos unos fans incondicionales de la fruta tropical, queremos ayudarte a conseguir llevar una dieta equilibrada y saludable. ¡No olvides que todos los alimentos son necesarios para nuestro cuerpo! A la hora de comer sólo hay que tener un poco de sentido común.

 

 

Deja tu comentario