Blog de noticias

Curva Contenedor

La mitad de las naranjas españolas son andaluzas

| Naranjas

Quizás no lo sepas, pero probablemente las naranjas que acabas de comprar en la frutería o las que han usado para fabricar los zumos que sueles beberte proceden de plantaciones andaluzas. Y es que la mitad de las naranjas españolas son de Andalucía. En concreto, el 48% de la producción nacional de estos cítricos se cultiva en esta región, según los datos aportados por la Consejería de Agricultura sobre la campaña citrícola 2017-2018.

La producción de naranja andaluza ha crecido un 8,7% sobre la media de las últimas cuatro campañas. «Estos resultados positivos se deben principalmente a un buen desarrollo del cultivo, con una aceptable floración y cuajado en primavera», según destacan en ABC.

En líneas generales, la producción de cítricos andaluza ha aumentado un 4% respecto a la anterior campaña, hasta alcanzar los 2,15 millones de toneladas. Este incremento contrasta con la bajada experimentada en el resto del país, donde según las cifras, la cosecha ha descendido en un 10% en su conjunto. También ha registrado una bajada en otras zonas productoras, como la Comunidad Valenciana, con una caída del 20%, y Murcia, donde ha decrecido un 4%.

Frutas Fajardo: naranjas 100% andaluzas

Como ya sabéis, las naranjas que distribuimos para toda España en Frutas Fajardo se cultivan en Sevilla, en tierras bañadas por el Guadalquivir de extraordinarias cualidades. En los últimos años las naranjas andaluzas se han distinguido por su creciente calidad. De hecho, los cítricos de nuestra comunidad autónoma pueden competir a nivel nacional e internacional con otras zonas tradicionalmente productoras por su calidad de primera. Es uno de los principales motivos por los que las exportaciones de naranjas andaluzas mantienen una tendencia al alza o por el que las grandes marcas de zumos están concentrando en estas tierras sus plantaciones.

Andalucía huele a azahar

El olor a azahar, la flor del naranjo, forma parte del aroma característico de Andalucía. Se dice que fueron los árabes quienes potenciaron el cultivo de este cítrico, originario de China, en Al-Andalus. Su plantación se extendió en tierras andaluzas no por su aroma, sus frutos o su belleza. Al parecer el árbol llegó de Oriente con una leyenda enraizada. Se creía que los dueños de este árbol tendrían la felicidad asegurada. Esta pudo ser la razón por la que florecieron en Andalucía y este fruto se prodigó rápidamente por la región.

Deja tu comentario