Blog de noticias

Curva Contenedor

Originales recetas con nísperos que te van a sorprender

| Nísperos

recetas con nísperos

Bajo en calorías y rico en fibras, el níspero es una de las frutas que puedes incluir en tu dieta ahora que está de temporada.

Conocidos como la fruta de la primavera, sólo podrás encontrarlos entre marzo y mayo, los nísperos destacan por sus muchas propiedades: son diuréticos, digestivos, antioxidantes y antiinflamatorios.

Su sabor dulce, con cierto toque ácido, los convierten en una opción perfecta para muchas recetas. Te animamos a probarlo no sólo en ‘crudo’, sino como ingrediente principal de platos que te van a sorprender.

Recetas con nísperos

-Nísperos rellenos de crema de queso: de todas las opciones esta es una de las más sencillas de hacer y no por eso menos original.

Para elaborar este dulce postre sólo tienes que pelar varios nísperos, quitarles las semillas dejando un hueco en el centro con cuidado de no romperlo y luego se rellenan de queso. Puedes elegir el queso que prefieras: le va genial queso a la naranja, pero puedes usar también mascarpone o queso de cabra.

Aquí nos explican muy bien cómo prepararlos para esta receta.

-Nísperos salteados: esta otra opción también es súper resultona y muy, muy sencilla. Para hacer este plato sólo necesitas 6 nísperos, 1 rama de canela, 2 cucharadas soperas de miel, 200 ml kirsch Helado de vainilla (al gusto) y hojas de menta (al gusto).

En este vídeo verás cómo se elabora:

-Ensalada de canónigos con jamón de pato y nísperos: este plato tan original visto en Lecturas es una receta que va a triunfar entre tus invitados gracias a la mezcla de sabores.

Para hacerla necesitas 200 gramos de canónigos, 4 nísperos, 150 gramos de jamón de pato, 4 rebanadas de pan de molde, dos ajos negros, tinta de calamar, un huevo, aceite de oliva, sal y pimienta negra.

En primer lugar, pela los nísperos, córtalos por la mitad y retira los huesos. Resérvalos cubiertos con agua fría y sal para que no se oxiden. Lava los canónigos y escúrrelos. Corta el pan de molde en dados pequeños, fríelos en un poco de aceite hasta que se doren y déjalos enfriar sobre papel absorbente.

Bate el huevo con varillas manuales hasta que empiece a espumar. Añade, aceite en un hilo y sin dejar de batir hasta que emulsione. Incorpora los ajos pelados y troceados, un chorrito de vinagre, sal y pimienta. Sigue batiendo hasta que espese y obtengas una mayonesa. Añade la tinta de calamar y remueve para incorporarla del todo.

Reparte esta salsa en el fondo de los platos, coloca encima un puñado de canónigos de forma que tengan volumen, los nísperos escurridos, secos y troceados, los costrones de pan y las lonchitas de jamón y sirve.

El ajo negro aporta un toque único de sabor gracias a su ‘tratamiento’ (es un ajo fresco fermentado sin luz en agua de mar), su textura es tierna, su olor suave y agradable y su gusto similar al de la mora confitada.

Comments are closed.