Blog de noticias

Curva Contenedor

Helado de mango, la deliciosa receta para el verano

| Mangos, Recetas

¿Has probado el helado de mango? ¡Ya estás tardando!

Estamos hablando de uno de los postres más refrescantes y nutritivos del verano con el que, a buen seguro, repetirás. Lo bueno del helado de mango es que lo puedes hacer en casa con los ingredientes que a continuación te detallamos, para que sorprendas a toda la familia y a tus invitados en las tardes de verano.

¿Qué se puede decir del mango que no se haya dicho ya? Tan solo recordar que es una de las frutas tropicales más sabrosas, con alto contenido de vitaminas A y C y, muy rica en fibra y en nutrientes que la hacen recomendable en toda dieta equilibrada, incluso apropiada para diabéticos por su cantidad de azúcar siempre que se tome con moderación.

Su origen procede de Asia y dicen que tiene más de 4.000 años. Por fortuna, su cultivo se ha expendido por distintos continentes, incluido el europeo.

Conviene también recordar que los mangos que se producen en la Costa Tropical de Granada, las variedades Osteen y Keitt, cuentan con una gran aceptación en el mercado europeo. No engañamos a nadie si aseguramos que es una de las frutas más deliciosas que hay en el mercado.

Por si fuera poco, da mucho juego en la cocina. En su día os ofrecimos cinco recetas de postres originales que siempre hay que tener a mano. En esta ocasión, con la entrada del verano, nos apetece compartir con nuestros seguidores un buen helado de mango casero, cuya receta es muy sencilla de elaborar. ¡Tomad nota!

Ingredientes:

-3 o 4 mangos maduros
– 400 gramos de leche condensada
– 400 gramos de nata para montar
– 1 huevo

Elaboración:

Se extrae la pulpa de los mangos, se trocea y se deposita en un bol o cuenco grande donde podamos triturar la fruta con la thermomix. Una vez realizada la operación se añade el resto de ingredientes (leche condensada, nata para montar y el huevo) para, a continuación, batirlo todo.

Cuando la masa esté fina se deposita en un molde de bolas de hielo o, si se prefiere, en un recipiente liso siempre que se tenga a mano una cuchara de acero inoxidable para extraer las bolas de helado y facilitar la presentación. El siguiente paso es introducirlo en el congelador. Transcurrida una hora se saca y se remueve muy bien el contenido con una espátula de cocina para evitar que cristalice la parte inferior en contacto con el recipiente. Esta operación se hace dos veces más con un intervalo de una hora cada una. Conseguido nuestro propósito de que no se hiele la parte de abajo, se deposita en el congelador durante 6 u 8 horas. Será entonces cuando esté listo para servir. Lo puedes adornar con menta fresca, arándanos o cualquier otro ingrediente que combine y contraste bien con el color naranja del mango. También se presta a la experimentación, a introducir otras frutas del gusto del consumidor. ¡A saborearlo!

Tags:

Deja tu comentario