Blog de noticias

Curva Contenedor

Un estudio evalúa la eficacia de los mangos contra las arrugas

| Mangos

¿Y si pudieras librarte de las arrugas con un gesto tan sencillo como comer mangos regularmente? Adiós al botox, las cremas o la cirugía para lucir un cutis terso. La solución a la piel arrugada podría estar en esta fruta tropical. Así lo creen, al menos, científicos de la Universidad de California Davis. Sus departamentos de Dermatología y Nutrición han iniciado un estudio para demostrar los efectos de una dieta rica en mango sobre las arrugas faciales y el enrojecimiento en mujeres postmenopáusicas de 50 a 70 años.

La investigación se ha puesto en marcha después de que el Instituto Coreano de Medicina Oriental descubriera que los ratones sin pelo que comían extracto de mango sufrían menos daño en la piel debido a la exposición al sol que aquellos que no se alimentaban con esta fruta. Su estudio demostró que el extracto de mango bloquea los efectos típicos de la radiación UV-B, como las arrugas, el oscurecimiento y engrosamiento de la piel o la pérdida de colágeno en los roedores.

La universidad californiana de Davis ahondará ahora en los efectos de los mangos en la piel humana. Con este propósito, se han seleccionado 40 mujeres para este nuevo estudio. Entre las participantes, que cobrarán 240 dólares, se repartirán 3.000 libras de mangos (más de 1.300 kilos).

“Se sabe que para la salud general se recomienda ingerir al menos dos tazas de frutas diarias. No obstante, muchas personas preguntan qué deben consumir para determinadas afecciones de su piel. Si los datos avalan que comer (mangos) podría ser bueno para la dermis, se aclararía esta incógnita”, explica el coordinador del estudio, Vivien Fam, del departamento de Biología Nutricional de la UC Davis.

¿Qué componente de los mangos reduce las arrugas faciales?

Si la hipótesis de Fam es correcta, sería necesaria otra investigación para identificar el componente de los mangos que reduce las arrugas, concreta el científico.

Para evaluar los efectos de esta fruta tropical contra las arrugas faciales, las participantes en el estudio deben comer mangos cuatro veces por semana durante cuatro meses. Durante ese período científicos de UC Davis realizarán fotografías faciales de las candidatas y tomarán muestras de sangre, piel y heces.

Las integrantes del estudio tienen los fototipos I, II o III según la escala Fitzpatrick, que se corresponden con personas de piel muy pálida, normalmente pelirrojas; de tez blanca, sensible y delicada que suelen quemarse ante la exposición al sol y apenas se broncean; así como de dermis intermedias. Durante el experimento deben evitar el uso de productos para el cuidado de la piel como protector solar o crema hidratante. Además deben gozar de buena salud general, con un IMC entre 18.5 y 35, y no pueden tomar ningún medicamento durante las 16 semanas de investigación.

Este estudio sumaría una nueva propiedad a los mangos, que se postulan como candidatos a superalimento gracias a sus múltiples beneficios para el organismo. De resultar cierta su teoría de partida tendríamos un motivo más para consumir esta dulce y jugosa fruta tropical.

Deja tu comentario