Blog de noticias

Curva Contenedor

Variedades de mango: ¿cómo distinguirlas?

| Mangos

Tommy Atkins, Alfonso, Julie… ¡No, no estamos pasando lista en clase! Puede que estos nombres no te suenen, pero responden a variedades de mango que posiblemente hayas visto o degustado en alguna ocasión. Su color (anaranjado, rojizo, amarillo, morado) su pulpa (con mayor o menor fibrosidad), además de su tamaño y forma (redonda, ovalada, alargada o cónica en los extremos) permiten identificarlos. Por supuesto, cada tipo tiene un sabor distintivo: su dulzor, toque de acidez y suavidad varían en función de la ‘especie’.

La naturaleza nos regala cientos de variedades de mangos. En Frutas Fajardo cultivamos dos de nuestras favoritas: Osteen y Keitt. La primera es la más conocida por su excepcional y aromatizada pulpa sin apenas textura fibrosa, lo que permite degustarla incluso con cuchara. Es la más cultivada en el sur de España, aunque procede de Florida (Estados Unidos). A simple vista, se diferencia por su aspecto exterior entre rojizo y anaranjado que se torna púrpura oscuro a medida que madura.

La variedad Keitt, de excelente calidad y poco fibrosa -lo que también permite comerla con cucharilla- se distingue por su piel rosada. Su carne es muy apreciada, ya que tiene un suave toque ácido muy típico que apasiona a muchos amantes del mango.

Aparte de estos dos tipos, existen otros con peculiaridades características. ¿Sabríais identificarlos? Os damos algunas claves para diferenciar siete de los más comunes:

Variedades de mango

Ataulfo: se denomina Ataulfo a un tipo de mango que se define por su pequeño tamaño y su gran resistencia después de la recolección, lo que hace que sean comunes en el mercado. Su exterior es de tono amarillo y su pulpa es dulce, baja en fibra y acidez, muy jugosa, mantecosa y de aroma intenso. Esta variedad se cultiva en Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas, y debe su nombre a J. Ataúlfo Morales Gordillo, un joyero que, tras adquirir una propiedad en la que se cultivaba esta fruta tropical realizó varios injertos hasta lograr el mango que finalmente se conocería con su nombre.
Francis: esta variedad, de exterior amarillo verdoso, se cultiva en pequeñas fincas en todo Haití. Su sabor es especiado y dulce, con pulpa blanda y jugosa.
Haden: De color rojo vivo con matices verdes y amarillos, el mango haden se convirtió en uno de los más cultivados del mundo tras su introducción en Florida en la primera mitad del siglo XX. Fue un oficial estadounidense retirado, el capitán John J. Haden, quien decidió plantar cuatro docenas de árboles de esta fruta en Coconut Grove (Florida). Aunque falleció antes de ver florecer sus mangos, su esposa Florence Haden se hizo cargo de su cuidado. Tras recoger su primera cosecha, se dio cuenta del potencial de algunos de sus frutos. Informó de su éxito a la Sociedad de Horticultura del Estado de Florida y envió especímenes al Departamento de Agricultura de los EEUU y a Edward Simmonds de la Estación de Introducción de Plantas en Miami, que se encargó de propagar esta variedad por el sur de Florida. Este tipo de mango tuvo un enorme éxito comercial, aunque finalmente cayó en desgracia. Se caracteriza por su sabor afrutado, con matices aromáticos, su pulpa firme y fibras finas.
Irwin: de tonalidad rojiza brillante, se originó en el sur de Florida después de que un árbol de Lippens fuera polinizado a cielo abierto con Haden en la propiedad de FD Irwin, de ahí su nombre. Tiene forma ovada, con una base redondeada y un ápice puntiagudo, pero sin pico. Su carne sin fibra es de sabor suave, pero dulce y de aroma agradable.
Kent: este tipo de mango también surgió en el sur de Florida por un cruce entre Brooks y Haden en la propiedad de Leith D. Kent. Tiene forma ovalada y un dulce sabor. Por lo general, cuando madura pasa de un color amarillo verdoso a un rubor rojo.
Palmer: esta variedad, nacida de una semilla haden en la propiedad de la señora Victor Mell, floreció igualmente en el sur de Florida. Su piel se vuelve púrpura antes de alcanzar su punto y adquiere un tono rojizo a medida que madura. Su pulpa tiene un sabor suave y aromático con un mínimo de fibra.
Tommy Atkins: Su piel es de color naranja a rojo intenso. Su sabor y dulzura no son de los más valorados. Además, su carne es bastante fibrosa y contiene abundantes hebras, por lo que se considera de calidad mediocre. Sin embargo, se ha ganado su lugar en el mercado por su resistencia, lo que la transforma en una fruta ideal para su exportación. Esta variedad, procedente de la haden, creció en la propiedad de Thomas H. Atkins en Florida.

Existen otros muchos tipos de mango, cuya historia continuaremos en un futuro post. Si bien cada uno tiene sus peculiaridades, todos comparten un denominador común: sus cualidades saludables, además de su dulce y suave sabor los han convertido en una fruta tropical tan popular como apreciada.

Deja tu comentario