Blog de noticias

Curva Contenedor

Dime de qué vitamina careces y te diré que fruta necesitas

| Frutas

No hay mejor medicina para la salud que una buena alimentación. Y el consumo de frutas es esencial para que al abecedario de vitaminas que necesita el organismo para su correcto funcionamiento no le falte ninguna letra. Si notas carencias de determinados nutrientes, ¡toma nota!. Estas son las frutas que necesitas para que a tu cuerpo no le falte ninguna vitamina:

Vitamina A

Esta vitamina beneficia al sistema inmune y es vital para luchar contra determinados virus como la gripe o el resfriado. Además, de ella depende en buena medida la salud visual. En la Segunda Guerra Mundial se alimentó la leyenda urbana de que comer zanahoria mejoraba la visión nocturna. Para ocultar a los alemanes el uso de radares para interceptar sus bombarderos en los ataques nocturnos se difundió en la prensa británica que los pilotos ingleses estaban comiendo grandes cantidades de zanahoria para lograr una visión nocturna de superhéroe. Al parecer el bulo surtió efecto. Y aunque sea un bulo que este vegetal logre el súper poder de la visión nocturna, lo cierto es que comerla evita la deficiencia de vitamina A, que provoca nictalopía o ceguera nocturna.

La vitamina A también evita el acné y el envejecimiento de la piel, ya que favorece la producción de colágeno, necesario para mantener a raya las arrugas y líneas de expresión.

Esta vitamina tiene además propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres, responsables de dañar los tejidos cutáneos, y favorece la regeneración de la piel. Dado que previene reacciones exageradas en el organismo también es una aliada contra determinadas alergias alimentarias.

¿En qué frutas puedes encontrar el vitamina A? Por norma general, en todas las de color amarillo o naranja como los nísperos, el mango, los albaricoques, la papaya o el melón.

Vitamina B

En este caso hablamos de un grupo de vitaminas denominado ‘grupo B o complejo B’ que incluye la B1, B2, el ácido fólico, la niacina, la vitamina B6 y Vitamina B12. Salvo esta última, que  se encuentra en la carne, el marisco y los huevos, la vitamina B está presente en todas las frutas. Dado que el cuerpo no puede almacenar este tipo de vitaminas, hay que consumirlas a diario. Su presencia en el organismo es vital para el crecimiento y para metabolizar los alimentos y transformar sus nutrientes, ya sea para conseguir energía o para regenerar tejidos y crearlos, además de un largo etcétera.

Esta vitamina favorece la correcta producción de glóbulos rojos y el buen funcionamiento del sistema nervioso, entre otros beneficios. Aunque, como ya hemos comentado, está presente en todas las frutas, algunas contienen más, como los plátanos, las naranjas, los nísperos, las granadas, las papayas, el aguacate y el maracuyá.

Vitamina C

La vitamina C es una de las grandes aliadas del organismo y, por lo mismo, una de las más importantes para su salud. De hecho, ayuda a la absorción de nutrientes como el hierro y protagoniza la síntesis del colágeno. Además, fortalece los huesos, ligamentos y tendones y tiene propiedades antioxidantes. Según un estudio de la Universidad de Alabama, la vitamina C también tiene poder desestresante, ya que reduce los niveles de cortisol, la hormona que producimos en situaciones de tensión. Otros estudios revelan sus beneficios para reducir la hipertensión, así como para la piel y la curación de heridas cutáneas o para mantener la salud del sistema cardiovascular, como recuerdan en este artículo de El País, donde también mencionan sus propiedades anticancerígenas.

La vitamina C está presente en frutas como las naranjas, los aguacates, los limones, los kiwis, las fresas, el mango, la lima, las papayas, las nectarinas, el pomelo y las acerolas.

Vitamina D

Esta vitamina permite que los huesos absorban el calcio y el fósforo, por lo que es vital para mantener huesos y dientes fuertes, así como para evitar fracturas y dolencias como la osteoporosis. La vitamina D también favorece el sistema inmune, evitando la aparición de determinadas enfermedades autoinmunes, y beneficia al sistema nervioso. De hecho, ayuda a la producción de serotonina, la conocida como ‘la hormona de la felicidad’.  De ahí que la falta de vitamina D pueda provocar depresión, insomnio y dolores musculares.

Esta vitamina no está presente en ninguna fruta o verdura y es complicado obtenerla a través de la dieta -sólo el pescado la contiene. El sol es la principal fuente de vitamina D, pero el consumo de fruta favorece su mejor absorción y aprovechamiento.

Vitamina K

Al igual que la vitamina D, es muy importante para mantener la salud ósea, ya que también interviene en la fijación del calcio. Además favorece la coagulación, por lo que previene hemorragias. De hecho, la letra que define este nutriente procede de la palabra ‘koagulation’ en alemán, el país donde se descubrió.

Esta vitamina está presente principalmente en los vegetales de hoja verde oscuro, pero también se encuentra en pequeñas cantidades en frutas como los aguacates, los kiwis, los plátanos, los arándanos o los higos.

¡Ya sabes! Saborea a diario el ABC de vitaminas de la fruta para tener una salud de hierro.

Deja tu comentario